abril 26, 2016

La Unión Europea ha detectado la traducción de las compras en línea como un problema lingüístico, ya que el idioma ha actuado como una barrera para el comercio.

Los servicios de traducción humana han tardado en adaptarse a las crecientes necesidades y las tecnologías de traducción automática se han considerado una solución tecnológica para la traducción rápida, especialmente para los negocios en línea, el comercio electrónico, etc. Sin embargo, la pregunta sobre qué sucede cuando los errores de traducción de las compras en línea afectan a la calidad de estas o quién paga los litigios entre las empresas de un país y los consumidores que hablan otro idioma en otro lugar, siempre ha sido un escollo. Según los informes de Language Tech Market News, la UE quiere ser la fuerza motriz que impulse la eliminación de algunas de las barreras que frenan el mercado único digital europeo. El 15 de febrero, la Comisión Europea lanzó su plataforma de Resolución de litigios en línea (ADR / ODR).

El objetivo de la plataforma es «aumentar la confianza de los consumidores y comerciantes en el comercio en línea y a través de las fronteras». El objetivo es también evitar batallas legales con el sitio web de la Comisión que dice que «si los consumidores tienen una queja sobre un bien o servicio que han comprado, en lugar de acudir a los tribunales, pueden optar por la resolución alternativa de litigios (ADR, por sus siglas en inglés)».traducción de las compras en línea

El procedimiento para la resolución de litigios en línea consta de 4 pasos. Cuando un consumidor está insatisfecho:

  1. Rellenará el formulario de reclamación;
  2. La queja será enviada a la compañía. Esta última propondrá una entidad ADR al consumidor;
  3. La plataforma transferirá la queja a esa entidad automáticamente;
  4. La entidad ADR lidiará con el caso enteramente en línea, con un objetivo alcanzado esperado en 90 días. Las partes tendrán que ponerse de acuerdo sobre cuál de los más de 100 organismos de resolución de litigios van a utilizar.

Debido a su mandato lingüístico y a sus más de 20 lenguas oficiales, está claro que la resolución de litigios transfronterizos en la Unión Europea va a requerir mucha traducción. Sin embargo, la Comisión promete que «la plataforma es multilingüe. Hay un servicio de traducción disponible en la plataforma para asistir a las partes en disputas que involucren a diferentes países europeos»Y este ha sido un objetivo de la UE durante mucho tiempo. La pregunta es, entonces, ¿cómo puede la UE asegurarse de que los consumidores en Italia tengan sus resoluciones de litigios en italiano si su queja es contra una empresa de Alemania? De ahí que la traducción de las compras en línea se vea como un problema lingüístico.

Aquí es cuando la traducción automática entra en juego. La UE ya ha llamado a varios de los principales desarrolladores de traducción automática para que aprendan de primera mano de los profesionales del comercio. Fuimos una de las empresas invitadas a presentar algunas de las técnicas y avances en la traducción automática a finales de 2015. Está previsto que la plataforma ODR utilice MT@EC, la herramienta corporativa de la Comisión, para la traducción automática.

Sin embargo, la traducción automática no es el final del camino. Los usuarios también podrán solicitar que el resultado final sea traducido profesionalmente por un traductor humano. Cuando un reportero del sitio de noticias de traducción Slator preguntó quién será el responsable de proporcionar «servicios profesionales de traducción», el portavoz de la Comisión dijo que las solicitudes de traducción serán gestionadas por el Centro de traducción de la UE, el mayor centro de traducción del mundo con un presupuesto de más de 330 millones de euros. El portavoz aseguró a Slator que «el coste de la traducción profesional está cubierto por la Comisión Europea».

Cuando se le preguntó si la UE espera un número grande o pequeño de disputas, con el fin de evaluar las futuras necesidades de traducción, el portavoz de la UE dijo que «no es posible hacer una previsión en este momento. Dependerá de la aceptación de la plataforma por parte de los consumidores y vendedores de la UE».

Actualmente, no es posible ofrecer un pronóstico sobre el uso del sistema. «No está claro cuántas de las quejas presentadas a través de la plataforma serán transfronterizas, y entre ellas, cuántas entre Estados miembros con diferentes lenguas». Sin embargo, esto puede conllevar buenos tiempos para la traducción como profesión, para los profesionales de la traducción y para los proveedores de servicios de traducción de la UE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *