Una pregunta frecuente que se nos hace por parte de los clientes es cómo Pangeanic comprueba la calidad de los traductores que contratamos. Es decir, cómo podemos asegurarnos de que por ejemplo una traductora con estudios de francés, madre húngara y que siempre ha hablado húngaro en casa pero criada en la zona angloparlante de Canadá es verdaderamente trilíngüe y puede traducir sin problema a cualquiera de esas tres lenguas.

La respuesta es “gracias a una exhausta política de recursos humanos” mediante la cual los potenciales traductores de Pangeanic han de demostrar un altísimo nivel no solo de traducción, sino también de atención al detalle, verificando su propia traducción ortográficamente, repasándola y ofreciendo un trabajo basado en el concepto “first-time-right“. Esto facilita el trabajo de los revisores y correctores de pruebas, quienes han de verificar el estilo, coherencia y la terminología de la traducción antes de su publicación.

Los traductores que trabajan para Pangeanic, cuando se trata de publicaciones regulares o artículos dentro de una misma temática, reciben guías de estilo y bases de datos terminológicas que han de seguir, utilizando herramientas de traducción asistida, para garantizar que el estilo y la terminología son correctas. Este es el caso, entre otros, de

Por ello no es raro que una potencial traductora, con alto nivel hablado en tres idiomas, no sea admitida para ofrecer servicios de traducción en Pangeanic y reciba un mensaje

“Desafortunadamente, las pruebas de traducción al francés no han pasado los criterios de calidad de nuestro personal interno como para que puedas ser considerada como traductora debido a algunos fallos que encontramos en la traducción.

Pangeanic trabaja sobre la filosofía “first-time-right” y exigimos a nuestros potenciales proveedores que cumplan con niveles de autocorrección de la calidad y repaso en la entrega de modo que su trabajo alcance calidad de publicación antes de entregárselo a los revisores.”

Posted in: servicio traductor de alta calidad, Servicios de traducción, traductores