Curva Fin Bloque
DIARIO DE UN TRADUCTOR 7 AGOSTO, 2016

10 pasos para trabajar desde casa como traductor

10 pasos para trabajar desde casa como traductor

Traducir documentos o traducir una pagina es un trabajo que implica mucho más que convertir un texto escrito en un idioma en otro distinto. Conlleva una importante labor de comprensión para que el conjunto tenga significado. En la actualidad, traducir desde casa se ha convertido en una opción para numerosas personas expertas en idiomas. Se ha convertido en un trabajo que el traductor freelance aprovecha para vivir de lo que más le gusta.

¿Un trabajo desde casa? Trabajar desde casa como traductor

El teletrabajo, trabajo a distancia o trabajo desde casa es una opción ideal para los traductores freelance. De todas formas, si estás pensando en dedicarte a esto, es fundamental que tengas en cuenta una serie de recomendaciones antes de empezar a trabajar desde casa como traductor.

Para empezar, es fundamental que muestres tu profesionalidad desde el primer día. Las opiniones de tus clientes son lo más importante para alcanzar el éxito y conseguir ser un traductor cualificado y demandado. También es muy importante ser honesto en el perfil profesional que sirve de llamada a potenciales clientes. Si somos traductores muy competentes en inglés y francés, pero nuestro nivel en alemán no alcanza esas cotas, ¡deberemos indicarlo! Por lo general, nuestro negocio se sustenta en la satisfacción alcanzada por los clientes. Si estos ven que el trabajo que hemos hecho es mediocre, no nos volverán a llamar. Y es más, harán correr la voz para que nadie nos contrate.

Respecto al idioma al que deberías traducir, nosotros te recomendamos que solo lo hagas a tu lengua materna. El motivo no es otro que conocer las expresiones coloquiales que marcan la diferencia respecto a aquellas personas que no han crecido con ese idioma. Es posible que te hayas criado en un ambiente totalmente bilingüe, pero sabes también que una de ellas siempre se ha impuesto sobre las demás. Intenta abarcar solo el trabajo que puedas hacer de manera óptima. Además, sería conveniente que te especializases en un tema. Existen numerosos vocabularios específicos y controlarlos todos resulta muy complicado, por no decir imposible.

hombre trabajando desde casa
Trabajar desde casa como traductor puede ser una alternativa a tener que ir a la oficina todos los días.

Trabajar en casa también tiene una serie de riesgos, como ser incapaz de desconectar las rutinas personales y profesionales. Por eso, te recomendamos que tengas un espacio muy concreto para trabajar. Levantarte de esa silla debería ser lo mismo que salir de la oficina por la noche. Procura que sea un espacio bonito, pero que solo utilices cuando vayas a trabajar. Esto también te ayudará a la hora de recibir clientes. Si no tienes una casa lo suficientemente atractiva o amplia para atenderlos, será mucho mejor que quedes con ellos en otro lugar.

En este sentido, también resulta crucial disponer de todos los materiales necesarios para trabajar. Papel, bolígrafos, cuadernos… En definitiva, todos los materiales que consideres necesarios para trabajar. También es importante que los tengas en tu mesa de trabajo para evitar posibles distracciones. A ello hay que sumar la necesidad de organizar nuestro tiempo. ¡Una agenda nos ayudará a ello! ¡Hazte con una!

Contenido relacionado:
¿Qué debo hacer para ser un traductor profesional?

A la hora de fijar precios, procura no regalar tu trabajo. De ello dependerá la salud del sector. Trata de decidir si cobrarás por palabra o por página, e intenta cobrar siempre un pequeño porcentaje por adelantado. Ello puede evitarte enfados y tener la sensación de haber perdido mucho tiempo cuando haya clientes que no recojan sus pedidos.

Y por último, te recomendamos que te mantengas al día con la Administración, tanto en el pago del seguro social (en España, la cuota de autónomos) como de los diferentes impuestos, como el IRPF (Impuesto de la renta sobre las personas físicas) y el IVA. Será positivo para todos. Para ti, porque cotizas a la Seguridad Social para el día de mañana. Y para el Estado, ya que contribuyes para su mejora. Recuerda que:

  1. Si trabajas para empresas españolas o de tu país de residencia, deberás aplicar el IVA y descontarte el IRPF.
  2. Los servicios de traducción intracomunitarios (dentro de la UE) están exentos de IVA. Tampoco tienes que aplicar deducciones de IRPF porque la empresa de traducciones para la que trabajes no liquidará ante Hacienda.
  3. Si trabajas para empresas de traducción de fuera de la Unión Europea, tampoco tendrás que aplicar ni IVA ni IRPF, pero en algunos casos tendrás que demostrar que no eres residente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *