La república mexicana es, aparte de un país impresionante, uno de los verdaderos motores lingüísticos de Latinoamérica. Compartimos algunos mexicanismos y su importancia en traducción desde y al español.

Si bien algunas palabras siguen siendo usadas a pesar de haberse eliminado del español de España hace un par de siglos, la enorme influencia de la civilización maya ha dado como resultado un español lleno de mexicanismos que nos parece tan interesante como necesario para ampliar nuestro vocabulario. De hecho, existe un diccionario oficial de mexicanismos para dejar constancia de la enorme importancia de estos términos.

Los mexicanismos podrían clasificarse en tres grandes grupos:

  • Indigenismos. Son las adaptaciones fonéticas, y en algunos casos las transcripciones directas, de palabras de origen maya o náhuatl que siguen teniendo su misma vigencia. Sin duda alguna, son los más interesantes para los estudiosos del lenguaje y los que mayor interés despiertan por el uso de las consonantes y por la, a veces, complicada pronunciación de los mismos.
  • Mexicanismos sincrónicos. Son unos 600 y tienen como peculiaridad que no tienen su origen en México sino en España. En nuestro país han ido desapareciendo, pero se han mantenido en el país hermano. Este grupo podría considerarse como los restos arqueológicos del español y como un más que merecido homenaje a un léxico tan rico como imprescindible.
  • Mexicanismos. Tal cual. Son los generados por los hablantes en el uso diario del español.

Entramos en materia para que conozcas algunas de las expresiones más utilizadas en México. En un segundo y tercer artículo,compartiremos algunas palabras y proverbios populares en México. Por favor entiende que hemos intentado recoger algunas de las expresiones más comunes y ser los más precisos posible en su uso y definición, pero si conoces variantes y/o definiciones diferentes, ¡dínoslo y las tendremos en cuenta!

20 expresiones mexicanas de gran utilidad

  1. A darle que es mole de olla. En clara referencia a la magnífica salsa, indica que hay que tener cierta rapidez para terminar algún tipo de trabajo y aprovechar la ocasión. También se usa para decir “empezamos”.
  2. Aguanta vara. Expresión utilizada para exigirle a otra persona que cumpla su compromiso. También para pedir paciencia y aguante.
  3. Armar un pancho. Enfadarse, suele usarse para definir las rabietas infantiles.
  4. Como el perro de las dos tortas. De la famosa fábula de Esopo. Si nos imaginamos al mejor amigo del hombre ante dos tortas es lógico deducir su indecisión. Se usa para definir a los que parecen no decidirse nunca por nada en concreto, y el egoísmo te puede llevar a quererlo todo.
  5. De chile, mole y pozole. Esta variedad de platos mexicanos se usa, precisamente, para comentar la variedad en algún lugar o situación. En español usaríamos “de todo un poco”.
  6. Dejaste la víbora chillando. Dícese del que organiza una gresca y se marcha sin afrontar las consecuencias.
  7. Echarse un coyotito. Sinónimo de echarse la siesta.
  8. Esta noche cena Pancho. Nada tiene que ver con que Pancho vaya a comer y sí con otro tipo de actividades en horizontal, o en vertical, que bien puedes imaginarte.
  9. Hacer de chivo los tamales. Este delicioso plato americano se suele hacer con cerdo, pollo o ternera. Usar carne de chivo sería engañar al comensal. He ahí su significado.
  10. Hazme el paro/la valona. ¿Incomprensible verdad? Pues significa hazme un favor.
  11. Me estás dando el avión. De las más curiosas, significa que no le estás haciendo caso a la persona que te lo dice.
  12. Me vale un reverendo cacahuate. El sinónimo español sería me importa un bledo o un comino.
  13. No manches. Usada de forma muy habitual. Expresa la inverosimilitud, o incredulidad, de alguien por algo que le acaban de decir. Es menos vulgar que no mames.
  14. No te rajes. De la clásica ranchera, hace alusión a la necesidad de cumplir las promesas.
  15. Órale/Órale pues. Su origen está en el all right inglés, pero en México sirve para enfatizar una frase o acción e incluso para proponer algún tipo de reto o incitación a alguien a actuar.
  16. Ponte la de puebla. ¿Ni idea? Significa que le des la mitad de algo a la persona que te lo indica.
  17. ¡Qué chido! Es el sinónimo de ¡qué bien! o ¡qué fantástico! Para calificar algo como bonito.
  18. ¡Qué pelón está el cochi! Úsala cuando dudes de que algo pueda llevarse a cabo.
  19. Te crees muy acá ¿no? Se le espeta a aquella persona que se considera superior al resto.
  20. Ya ni la amuelas. Para describir que alguien ha hecho algo malo. En ocasiones, define al que no deja de molestar con una tremenda insistencia.
¿Necesita traducciones o adaptaciones al español mexicano?: Consulte nuestros servicios de traducción de español


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *