Curva Fin Bloque
KNOWLEDGE 6 AGOSTO, 2013

La empresa de traducción Pangeanic y el español

Pangeanic es una empresa de traducción con sede en Valencia, España, y como tal, su lengua de excelencia a nivel operativo y de nuestro servicio de traducción es, junto al inglés, el español. Español tanto de la variante peninsular como de otros países de Hispanoamérica. Traducimos y localizamos un gran volumen de contenido desde el inglés, y aprovechando nuestra experiencia multinacional, ofrecemos un servicio dedicado de traducción para la internacionalización de contenidos desde el español a cualquier otra lengua. Pangeanic traduce para grandes corporaciones las cuales redactan sus contenidos directamente en inglés. Este fenómeno también se observa crecientemente en pequeñas y medianas empresas de muchos países. En España ayudamos a empresas y entidades a internacionalizar su web en varios idiomas, ayudándoles a crecer al hacer aumentar el tamaño de sus webs en diversos idiomas. Del mismo modo, traducimos y adaptamos textos para empresas y corporaciones extranjeras que describen sus productos y servicios al español de España u otros países del mundo hispanohablante.

Haga clic aquí para ponerse en contacto con nosotros si necesita un presupuesto de traducción.

El español goza de una gran riqueza lingüística dada la extensión geográfica y el patrimonio cultural de sus hablantes en el mundo. No obstante, no nos hallamos ante una lengua obscura o particularmente compleja para su adquisición y utilización. Ante el reto de vender en un país hispanohablante o de trasladar conceptos lingüístico-culturales desde el español de una determinada variante a su lengua meta, recomendamos, como siempre, dejarse asesorar por una empresa de servicios lingüísticos con miras internacionales.

El español es la lengua romance o románica, derivada del latín y perteneciente al grupo ibérico, más hablada del mundo debido principalmente a su propagación histórica por las Américas además de ser a día de hoy lengua oficial en lugares dispersos como el Sáhara Occidental y Guinea Ecuatorial, la Isla de Pascua en Oceanía y algunas jurisdicciones de Filipinas. Tras el chino mandarín, es la segunda lengua del mundo por el número de personas que la tienen como lengua materna. Además, ocuparía el tercer lugar mundial si se toman en cuenta los hablantes que la hablan como primera y segunda lengua y los que la han aprendido como lengua extranjera. Precisamente, es este incremento constante de hablantes lo que sitúa al español como segunda lengua de comunicación internacional, tras el inglés. Otros datos destacables de la lengua de Cervantes son que es la tercera lengua con más usuarios en internet, 8% del total según estadísticas recientes de Internet World Stats, y es idioma oficial de la ONU así como de otros organismos político-económicos y deportivos internacionales.

Entidades reguladoras, como las Academias de la Lengua Española, así como el Instituto Cervantes no solo salvaguardan una cuidada evolución del idioma para con los hablantes, los medios de comunicación, sus estudiantes, etc., sino que también registran vocablos en desuso y recopilan voces nuevas y usos nuevos de palabras, los cuales reflejan la propia evolución del mundo, el conocimiento y la sociedad en el vivo y variado ámbito hispanohablante. En este sentido, participan en la elaboración de diccionarios y otros recursos lingüísticos, como glosarios, bases terminológicas y corpus lingüísticos, que hoy cobran vida principalmente en soportes digitales.

Las empresas de traducción innovadoras como Pangeanic contribuyen a esta (r)evolución tecnológica del español desde hace años, manteniendo memorias de traducción y creando soluciones de traducción automática personalizadas del y al español, entre otros idiomas. Estos recursos lingüísticos electrónicos reflejan un determinado lenguaje de especialidad y campo del conocimiento, denominado dominio en el área del procesamiento del lenguaje natural, que constituyen la base de procesos automatizados de traducción, cada vez más necesarios por la rapidez y el abaratamiento de costes que requieren los usuarios o consumidores de la traducción.