¿Qué hace un traductor con las expresiones árabes y las frases hechas? La principal tarea de un traductor consiste en tender puentes entre dos culturas mediante una labor interpretativa con el fin de acortar distancias entre ambas.

Los idiomas tienen la característica de contar con gran cantidad de expresiones y frases hechas que pertenecen a una cultura específica. Estas expresiones no se han sacado de la manga y el traductor no debe hacer la vista gorda ante ellas. Para completar la tarea de traducción de manera efectiva, el traductor debe hacer gala de sus habilidades y ponerse manos a la obra.

Cuando se encuentra con una expresión idiomática, en este caso una expresión árabe, pero por supuesto en cualquier idioma, el traductor empieza a darle vueltas a la cabeza de forma instintiva para hallar un equivalente, o bien realiza búsquedas en Internet con las que, a menudo, encuentra traducciones literales o adaptaciones de mala calidad.expresiones árabes Por desgracia, existe la posibilidad de que el traductor se encuentre atado de pies y manos cuando el idioma de destino no permite que la traducción llegue a ser un texto prototípico en ese idioma.

Esto puede resultar especialmente cierto en el caso de las traducciones de árabe a inglés. En este caso, la complejidad radica en que el traductor necesita cierto savoir faire para encontrar el equilibrio entre cultura y expresión. Si, por el contrario, se parafrasea o se proporciona una traducción literal, se pueden poner en riesgo los aspectos y las referencias culturales. Además, este enfoque provoca un efecto de composición en el lector, es decir, el proceso de lectura se experimenta de manera diferente en función del idioma.

Ejemplos de expresiones árabes problemáticas

  1. الأطرش في الزفة (fonética: al’atrash fi alzifa)

Traducción literal: «como una persona sorda en una boda». Esta expresión se utiliza para describir a alguien que no tiene ni idea de lo que está ocurriendo. De manera similar, una persona sorda estaría completamente perdida en una boda porque es ajena a todo el sonido que le rodea.

  1. الباب يفوت جمل (fonética: albabu yufawitu jamlan)

Traducción literal: «la puerta es (lo suficientemente grande) para un camello». Este proverbio se utiliza normalmente para decirle a alguien que, si no está dispuesto a respetar las reglas, no es bienvenido. La metáfora implica que si la puerta es lo suficientemente grande para un camello, también lo es para la persona con la que se está hablando.

  1. القرد في عين أمه غزال (fonética: alqirdu fi eayn ‘umihi ghazalun)

Traducción literal: «a ojos de su madre, el mono es una gacela». Esta expresión se emplea para describir el amor ciego de las madres hacia sus hijos. La gacela se usa metafóricamente para designar la belleza (lo que la madre ve) y el mono para referirse a la fealdad (lo que quizás vean otros).

  1. الجمل لا يرى اعوجاج رقبته (fonética: aljamalu la yara aewajaj raqabatihi)

Traducción literal: «el camello no puede ver la curvatura de su cuello». Esta expresión se creó para reflejar que, al igual que a los camellos les resulta imposible verse el cuello debido a sus características biológicas y psicológicas, la gente no consigue ver sus propios errores o defectos. Se trata, en consecuencia, de una manera de decirle a alguien que no juzgue a los demás porque todos tenemos defectos.

Como hemos podido comprobar en los ejemplos de expresiones árabes anteriores, la tarea de traducción resulta especialmente compleja. Esto se debe a que las expresiones se fundamentan en determinados acontecimientos históricos o aspectos culturales, que se encuentran profundamente arraigados en el lenguaje y en su fuerza creativa. Por esta razón resulta prácticamente imposible que estas expresiones cobren sentido en la mente de un hablante de otro idioma.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *