Vamos a viajar a una isla con un maravilloso lenguaje propio, personalidad, autenticidad, frescura y que está ubicada en mitad del mar Caribe. ¿Parece difícil de conseguir, no? Aunque es posible que si te susurramos “Cuba” al oído, te des cuenta de que esta increíble isla caribeña cumple a la perfección con todos los requisitos antes citados.

Sus gentes son abiertas, cariñosas y con una gran alegría por vivir, siendo uno de sus rasgos más característicos su particular forma de hablar el español, que, de manera coloquial, es conocida como expresiones cubanas o cubanismos. Palabras, frases hechas o pequeños giros propios del castellano que los cubanos defienden con vehemencia como parte de su particular visión del mundo. Pero antes de adentrarnos en sus 10 expresiones más divertidas y especiales, vamos a conocer un poco más su intensa historia y cómo esta ha influido en su característica forma de abordar el uso de la lengua cervantina.
Wide panorama over Havana in Cuba

Un poco de historia

Habitada desde hace más de diez mil años por pescadores emigrantes provenientes de Centroamérica y de otras poblaciones nómadas de la desembocadura del río Misisipi, fueron los españoles quienes, tras el descubrimiento de América (1492), la poblaron y comenzaron a forjar junto a los aborígenes locales una identidad propia. Es cierto es que los colonizadores no tenían en mente atravesar el océano Atlántico en viejos galeones de madera con el objetivo de intercambiar ideas y conversar con los lugareños. La búsqueda de riquezas abriendo nuevas rutas comerciales y, rápidamente la obviedad que las nuevas tierras albergaban riquezas inimaginables para los europeos trajo la imposición de costumbres, el expolio de las riquezas y la expansión de las misiones “comerciales”. Nadie se quedó corto en la carrera: incluso Letonia tuvo su propia colonia  para satisfacer su demanda de productos exóticos y tropicales. Y como ocurre en todos los casos, el idiomas es el vehículo principal de colonización, aportando cultura y costumbres en cada asentamiento, un resultados colateral secundario, por expresarlo de manera coloquial. Fue así como, rápidamente, el español fue calando de manera lenta y constante, constituyendo un excelente vehículo de cohesión en todas las generaciones de criollos, indios y mestizos que convivían unidos bajo una misma bandera en toda la actual Centroamérica, el mar Caribe y América del Sur, la del Imperio español.

En posesión de la corona de España durante más de 400 años, fue tras su independencia en 1898 y su posterior tratado de cooperación con Estados Unidos cuando Cuba se dio a conocer en todo el mundo. Décadas después, tras la revolución cubana, el país quedó inmerso en un convulso régimen militar, que se impregnó durante años de la influencia ideológica rusa. Se podría concluir que el largo periodo de gobierno español, unido a la influencia estadounidense y la injerencia de Rusia en las últimas décadas, ha dado lugar a un español repleto de palabras que surgen de la mezcla diversa, sobre todo de estos tres idiomas (si bien existen también influencias moderadas del francés y en menor medida del portugués) y sus respectivas pronunciaciones.

Otro aporte a la evolución histórica de Cuba fue la llegada masiva de esclavos de origen africano. Exterminada casi en su totalidad la población aborigen en los principios de la conquista, fue necesario importar mano de obra barata. Galeones cargados de esclavos cuyo objetivo era construir y levantar ciudades, iglesias, puentes y fortificaciones que protegiesen las colonias de los buques y ejércitos del resto de imperios colonizadores (como el neerlandés o el inglés). De hecho, hoy día quedan en todos y cada uno de los pueblos cubanos restos poblacionales de personas afrocubanas, cuya procedencia es originaria de diversos países africanos.

Sistema educativo cubano

Aunque es fácil asociar a Cuba con un país empobrecido, cabe destacar que es uno de los países con una mayor tasa de escolarización de todo el planeta. El carácter gratuito y universal de su educación (desde la etapa primaria hasta la universidad), su esmerada dedicación en la formación del profesorado y el gran ímpetu por fomentar la cultura en todos los ámbitos gubernamentales han sido los principales responsables de la alta tasa de alfabetización de la población y su excelente nivel de cultura general.

La falta de recursos materiales y humanos que ha sufrido Cuba en las últimas décadas de embargo económico es, sin duda, un factor a tener en cuenta a la hora de estudiar su forma y estilo de expresarse en español. A pesar de ello, son numerosos los intelectuales del país que son capaces de escribir textos profundos, intensos y de una alta calidad.

Los localismos más comunes que cometen los cubanos al expresarse los encontramos en los verbos y sus conjugaciones, de concordancia con el género y el número, las consabidas muletillas o el cambio de construcciones complejas. Otro aspecto a señalar es que, en muchos casos, las correcciones ortotipográficas de textos oficiales y profesionales (como por ejemplo los médicos o los técnicos de la administración pública) se han dejado en exclusiva en manos de correctores de texto de programas informáticos. Esto provoca que, al ser nuestra lengua tan rica, variada y repleta de variantes, sea prácticamente imposible llevar a cabo dicho proceso de manera automática, siendo imprescindible la ayuda de un corrector o lingüista.

También es destacable la influencia negativa que han tenido en todo el mundo los servicios de mensajería de los teléfonos móviles. La inmediatez de las respuestas y la falta de control sobre las más elementales reglas de ortografía durante el intercambio de mensajes han conseguido que, sobre todo en los más jóvenes, se lleguen a ver como normales graves errores sintácticos y en la construcción de palabras.

Características del castellano en Cuba

Con gran parecido al español que se habla en las Antillas y otros países del entorno, sus mínimas diferencias se basan en algunos términos fonéticos y léxicos. También cabe resaltar que dentro de la misma isla existen distintas formas de expresión según la zona en que nos encontremos, aunque sin llegar a alcanzar el rango de dialectos propiamente dichos. La mayor distinción es posible que se encuentre entre las zonas occidental (con un lenguaje más moderno, dinámico y actual) y oriental de la isla (donde se habla un español más clásico y cuidado). Además de la ubicación, otros factores como la edad o el sexo son también de marcada influencia.

Entre las características generales más comunes de los cubanismos encontraríamos:

Pronunciación de la letra “S” como si fuese la “J”. Un ejemplo de ello sería la palabra casco [caj-co].

Asimilación de la “R” por la consonante que le sigue dentro del orden de dicha palabra. Un claro exponente de esta norma es el término argolla [ag-golla].

Cambio de la letra “R” por la letra “L”. La palabra amor es uno de los ejemplos más universales de esta pronunciación [a-mol].

– Uso de los pronombres personales (yo, tú, él, ella) en cualquier situación o contexto, posiblemente por influencia del inglés, y predominio del tuteo como forma de rebelarse ante lo establecido, uno de los rasgos más clásicos del pueblo cubano.

– Anulación del pronombre de la segunda persona del plural (vosotros).

Léxico. Es en esta parte del lenguaje donde existe, sin duda, un mayor número de variaciones. El estilo de vida cubano, su amor por el disfrute, las celebraciones y todo lo que tenga que ver con lo social han provocado un enorme aporte de multitud de expresiones ricas de frescura a lo largo de los siglos.

Las calles de La Habana respiran vida

El célebre y respetado intelectual habanero Argelio Santiesteban explicó hace ya algunos años en varias conferencias de prensa por varias capitales europeas que “el español en Cuba forma parte de un esfuerzo colectivo diario que llevan a cabo todos los cubanos por encontrar el artista que cada ser humano lleva dentro de su yo interior”. Ingenioso, vivo, con la vida a flor de piel, el cubano medio entiende la vida desde la calle y el contacto con su entorno. “La metáfora es uno de nuestros puntos fuertes, sin duda”.

Y es que las frases y construcciones del cubano medio esconden una gran cantidad de costumbres, humor, mitos y sentimientos populares. Cabe resaltar que, si bien es cierto que esta característica es inherente a cualquier región del planeta, en Cuba alcanza cotas inimaginables, siendo con total probabilidad uno de los pueblos más ingeniosos del mundo en este aspecto.

Por ejemplo, a las personas con pocas luces se les pide que “no tiren piedras al Morro”, en referencia a la lejanía y altura de la construcción que está al otro lado de la bahía de La Habana, mientras que de aquellos que están a punto de sufrir un percance de gravedad se dice que “están en el pico de la piragua”. Los eufemismos tienen también un importante peso específico dentro de la cultura cubana. Algunos ejemplos son la forma en que se denomina a la gripe (la cariñosa) o a la misma muerte (ir a vivir el reparto bocarriba).

En el refranero popular se encuentran muchas versiones y adaptaciones de los clásicos castellanos. Construcciones cortas, intensas, con doble sentido y que encierran desde hace siglos el saber popular más arraigado y añejo.

De la cultura más exquisita a los más bajos instintos

Distintos estudios revelan que, en el transcurso de las últimas décadas, se ha producido una equiparación gradual a nivel léxico y de expresión entre las élites cubanas y el pueblo llano, hecho del que las autoridades nacionales se han congratulado de manera clara. La urbanización y reconstrucción de las ciudades, la movilidad por motivos laborales y sociales que sufre cualquier persona del país, el sistema educativo estandarizado o el lento pero constante proceso de creación de tejido industrial que sufren las zonas más rurales, unido a otros factores como la centralización administrativa o la falta de diversidad en medios de comunicación, han conformado una uniformidad genérica que ha sido traspasada a todos los cubanos. Según Argelio Santiesteban, lingüista cubano anteriormente citado: “A pesar de esta estandarización, el argot cubano no ha sufrido pérdidas, ya que es hablado desde los palacios hasta los burdeles, desde el Malecón hasta los mítines políticos del partido”.

Y es que Cuba es risas, luz, transparencia, ligereza de vida, franqueza y sinceridad de corazones abiertos. Y como su gente es su particular versión del español. No hay espacio para la sobriedad, el respeto, el decoro y los modales, hablándose en sus calles a viva voz, de forma vibrante y espiritual. Almas que buscan conectar con otras almas sin pensar en nada más que no sea el sentimiento. Igualitarismo hasta la última letra.

Aunque también cabe destacar que existen voces que no están a favor de una equiparación absoluta, al menos en este aspecto cultural. Algunas formas respetuosas de trato (sobre todo a personas mayores o autoridades), usar construcciones coloquiales en situaciones complejas o delicadas o la creciente confusión entre la población más joven entre confianza y falta de respeto han llevado, por primera vez en mucho tiempo, a varios intelectuales a levantar la voz y pedir mesura y más control .

Las 10 expresiones o cubanismos más divertidos y conocidos

Con el conocimiento y pesar de haber dejado fuera cientos de expresiones, estas son a nuestro juicio algunas de las más divertidas frases de la jerga cubana hoy en día:

1. ¿Qué volá? [kay-boh-la]. Expresión que se usa como pregunta por el estado de algo o alguien. Una traducción más cercana al castellano podría ser “¿Cómo esta la cosa por ahí?”.

2. ¿Qué relajo? [kay-rela-ho]. Esta construcción es muy común en el ámbito familiar, pudiendo traducirse como “¡Qué desorden!”.

3. Yuma [you-mah]. Proviene de la influencia de la película norteamericana ambientada en el Oeste El último tren a Yuma. Es usada para referirse a alguna persona u objeto de origen norteamericano.

4. Compay [kom-pay]. Término dado a conocer a nivel mundial por el genial y desaparecido músico Compay Segundo (Siboney 1907- La Habana 2003). Es usado como sinónimo de la palabra amigo, aunque aplicado de manera genérica a personas mayores. Otro cubanismo con este mismo significado es la palabra ambia.

5. Todo entaya [ toh-doh ent-ayah]. Esta expresión refleja uno de los problemas de pronunciación más típicos como es la diferenciación de la “LL” y la “Y”. Su significado se acercaría al “Todo encaja” o “Esta hecho a medida”.

6. ¡Dale! [dah-leh]. Muy usada y con múltiples significados tales como “¡Date prisa!”, “¡Camina!” o “¡Empieza!”. Es una de las jergas más conocidas y su uso se ha extendido hoy día a toda Latinoamérica.

7. A la cañona [a-la-ca-ño-na]. Se podría traducir por “ser obligado a realizar alguna acción de manera forzada”.

8. Bajichupa [Ba-hi-yu-pa]. Término usado para hablar de blusas o camisas para la mujer sin tirantes y/o mangas.

9. Hacer botella [Ha-ser-bo-te-lla]. Es la forma autóctona de decir “hacer autostop”.

10. Camaján/na [Ca-ma-han]. Se definiría como una persona de origen no cubano que conoce, como los propios lugareños, la isla. Expresión muy típica de Matanzas, tiene su origen en el ruso.

Los cubanismos, una forma de hablar y sentir el español por un pueblo indómito acostumbrado a expresarse sin miedo a ser prejuzgado. Construcciones únicas de las que te hemos mostrado solo las 10 expresiones más interesantes y divertidas, pero que no son nada dentro de la exuberante forma de hablar que tiene este vital pueblo caribeño.

¿Necesita traducciones o adaptaciones al español cubano?:Consulte nuestrosservicios de traducción de español



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *