Te ofrecemos algunos consejos para traductores, en aras de conseguir traducciones de calidad. Desde el uso de herramientas, al proceso antes y después a la tarea.

Todos los traductores profesionales tienen el deber de aprender a utilizar nuevas herramientas y nuevas técnicas con el fin de entregar mejores traducciones. Por eso, nuestro equipo de traducción ofrece algunos consejos para traductores que pueden resultar de gran utilidad durante todo el proceso de traducción: mientras se traduce, después de traducir y antes de enviar el encargo finalizado al cliente.

Para muchas agencias o empresas de traducción (más conocidas como proveedores de servicios lingüísticos), el proceso de traducción consta de varias fases que a menudo resultan desconocidas para los traductores autónomos. Hemos descubierto que los traductores que han realizado prácticas en nuestra empresa de traducción y se han familiarizado con todos los procesos requeridos suelen tener una actitud más seria y profesional que aquellos que han llegado a convertirse en traductores por otras vías y han aprendido a base de probar y cometer errores desde su despacho.

¿Qué es traducir?

Traducir no es simplemente teclear en una lengua extranjera y utilizar una o dos herramientas de traducción asistida o gestores de memorias de traducción. Un servicio de traducción profesional normalmente necesita una revisión (o edición) y una corrección. Hay dos fases básicas que deben darse antes de que se pueda decir que un documento está listo para entregar a un cliente.

Consejos para traductoresEl estándar de traducción ISO 17100 establece que un servicio profesional debe llevar a cabo cada fase de manera independiente, lo que significa que el traductor no puede ser la misma persona que revisa la traducción (el editor) y también que el corrector debe ser una persona distinta al editor y al traductor. Esto no suele resultar práctico por cuestiones de tiempo y los traductores acaban corrigiendo su propio trabajo tras recibir los comentarios del editor. La traducción automática neuronal empieza a cambiar este escenario tradicional de traducción, edición y corrección, también llamado TEP (por sus siglas en inglés), ya que las traducciones neuronales son de una calidad tan alta —casi humana—, que muchos clientes que buscan la «extracción de conocimiento» se conforman con una corrección monolingüe de estilo y la comprobación de la precisión terminológica y de cifras. Aun así, esa fase de control de calidad debe realizarse.

¿Qué consejos para traductores autónomos ofrecemos?

Si eres un traductor autónomo, deberías incorporar la fase de control de calidad al proceso antes de entregar la traducción; no deberías entregar nunca un trabajo a un cliente sin haberlo revisado y corregido de antemano. A veces es difícil pedir a colegas de profesión que inviertan su valioso tiempo en revisar tu trabajo o corregir la terminología; ellos ya tienen bastante con sus clientes. Sin embargo, sería mejor que los traductores no trabajaran de forma tan independiente. Ha llovido mucho desde la aparición de las memorias de traducción y de las herramientas relacionadas con el sector que nos ayudan a trabajar con mayor precisión. Hoy en día, los traductores tienen una gran cantidad de información a su disposición en Internet con solo hacer un clic. Todo traductor debería comprobar su trabajo antes de entregarlo, especialmente en el caso de proyectos grandes, con la ayuda de herramientas como XBench o QA Distiller, que nos permiten manejar varios archivos y mantener la coherencia entre ellos.

La cuestión es que cuando los clientes y los traductores hablan de «traducción», se refieren al proceso completo. No obstante, la traducción es el primer paso en un proceso que también se conoce como TEP. Pangeanic concede mucha importancia a la calidad de la fuente. Por eso, entregar una buena traducción desde el principio es vital para que el resto de los pasos del proceso se sucedan sin complicaciones.

Hemos seleccionado 12 consejos para traductores (6 en este artículo y 6 en el siguiente) con el fin de ayudar a los profesionales del sector a ofrecer un servicio de traducción de una calidad excelente y, por consiguiente, reducir pasos y consultas ineficaces y que requieren mucho tiempo.

Consejos para traductores

  • Recuerda leer y comprobar todos los documentos y archivos antes de empezar a traducir. Lee todas las instrucciones especificadas en el proyecto: te indicarán cómo abordar esa traducción. Para evitar sorpresas desagradables al entregar tu trabajo al cliente, asegúrate de que has recibido todos los archivos y los documentos que necesita traducir.
  • Revisa el texto original para comprobar que estás cómodo con el tema y el estilo, y confírmaselo al gestor de proyectos. Si por ampliar tu negocio aceptas traducciones de temas en los que no estás especializado, tardarás más en dominar la terminología y perderás más tiempo. Tampoco significa que no puedas hacerlo, pero ten en cuenta que, en ese caso, será aún más importante que se realice la revisión y el control de calidad. Puede que haya algunos ámbitos para los que no tengas suficiente formación o que no domines. No pasa nada. Los traductores profesionales se especializan en unos pocos temas y, con el tiempo, se hacen tan buenos en ellos que no suelen aceptar trabajos fuera de su campo de conocimiento.

Consejos para traductores

  • Familiarízate con los formatos de archivo. Si trabajas para una empresa de traducción, el formato de los archivos de trabajo enviados deberían ser aptos para la traducción y proporcionarse con una memoria de traducción. No uses una herramienta TAO diferente a la que especifica el cliente. Para un gestor de proyectos recibir un archivo con un formato incorrecto supone un problema añadido, ya que implica una reestructuración. Si el archivo original tiene mucho formato y para ahorrar algo de dinero utilizas una herramienta que promete total compatibilidad con distintos formatos, pero que nunca has probado, es posible que al final el gestor de proyectos tenga que perder el tiempo arreglando el archivo y, en consecuencia, se estropee una relación cordial. Por buena que fuera tu traducción, el tiempo perdido no se puede recuperar. Además, te arriesgas a perder un cliente.
  • Utiliza todos los materiales de referencia, las guías de estilo, los glosarios y las bases de datos terminológicas. No ignores nunca un glosario que te hayan enviado. Si el cliente ha creado una base de datos, úsala. Si se trata de un archivo Excel, sabes que hay herramientas para importar este formato a una herramienta TAO y con un archivo CSV se puede crear un archivo de glosario en unos segundos. Es imprescindible que seas consistente con la terminología y el estilo de trabajos anteriores. Muchas veces no serás el primer traductor que participa en un proceso de publicación. Los demandantes de una traducción puntual son pocos y poco frecuentes, por lo que si quieres triunfar como traductor, necesitarás tener clientes e ingresos regulares. Puede que sea la primera vez que traduces un único documento o un conjunto de archivos. También puede que sea la primera vez que traduzcas para un cliente en particular, pero seguro que ya han solicitado servicios de traducción anteriormente y esperan un estilo y una terminología coherentes.
  • Ponte en contacto en seguida con el gestor del proyecto si tienes algún problema con la memoria de traducción o el glosario; puede que traductores anteriores no los hayan seguido o que tuvieran un mal día. Si hay problemas de calidad con el material que te han enviado y no sabes si seguir la memoria de traducción o el glosario, habla con el gestor del proyecto e infórmale de que hay un problema con la fuente. Si debido a la falta de tiempo no tienes esa posibilidad, sigue lo que se ha hecho antes, aunque tu estilo personal y tus preferencias sean diferentes. Toma nota en un archivo aparte de cualquier comentario y cuestión terminológica que quieras consultar mientras trabajas: es mucho más complicado volver a buscar estos posibles errores una vez has acabado de traducir. Por último, envía al gestor de proyectos todas esas dudas y comentarios. Recuerda que enviar comentarios es algo que siempre se valora y ayuda a mejorar la calidad del proceso. De esta manera, ganarás puntos con el gestor del proyecto y te labrarás una buena reputación al considerarte un traductor serio y preocupado por la calidad.
  • Contacta de inmediato con el gestor del proyecto o con el cliente si encuentras o prevés algún problema con el documento, el formato, el recuento de palabras o el plazo de entrega.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *