Un sitio web es una herramienta fundamental para cualquier empresa en la actualidad. Los idiomas en la web está presentes constantemente. Sea del país que sea y se dedique a lo que se dedique es fundamental tener presencia online. Las empresas emplean Internet para motivaciones diversas, pero una de ellas es darse a conocer entre su público objetivo y poder llegar con su información a un público cada vez más amplio. Por ello, uno de los aspectos que todas las empresas se plantean cuando deciden crear su página web es los idiomas en la web, es decir, qué idiomas son los más interesantes para traducir la página web. La realidad es que, dependiendo del sector, del objetivo que se persigua y de la estrategia de cada empresa el traducir una web a un idioma u otro va a influir de manera importante.

hello-1502369_640

 

¿Cuántos sitios web hay en el mundo?

Para tener una información completa y tomar decisiones sobre si es necesario crear una página web en diversos idiomas y conocer qué idiomas son los más interesantes se deben conocer y manejar algunos datos. En la actualidad hay más de un billón de páginas web a nivel mundial. En septiembre del año 2014 fue cuando se alcanzó por vez primera esta cifra. Algunos datos de interés relacionados con los sitios web en el mundo son los expuestos a continuación: – La primera página web fue pubicada en agosto de 1991 por un físico británico que trabajaba en el CERN in Suiza. – La red de redes fue inventada en el año 1989, de la mano de Tim Berners-Lee que también inventó el primer servidor web y el protocolo de transferencia de texto. – Solo en el año 2013 el número de páginas web creció en más de un tercio, desde aproximadamente 630 millones de webs a inicios de año hasta cerca de 850 millones en diciembre de 2013. - Más del 50 % de los sitios web hoy en día se encuentran alojados en servidores Apache o Nginx que son ambos servidores de código abierto. No obstante, los servidores como Microsoft han ido ganando terreno en los últimos años y se prevé que acaben convirtiéndose en los servidores líderes por vez primera en la historia. Estas son algunas curiosidades que pueden ayudar a comprender de mejor forma la importancia que los sitios web han ido adquiriendo a lo largo de la historia y la gran variedad y diversidad de sitios web que hay en la actualidad. A lo largo del tiempo se han ido haciendo diferentes páginas web en diferentes idiomas y según datos e información estadística recogida por diversas investigaciones los idiomas más habituales en las páginas web han sido: inglés, alemán, francés, japonés y español. De hecho, las diez lenguas más empleadas en Internet son inglés, chino, español, japonés, portugués, alemán, árabe, francés, ruso y coreano. Los datos recogidos sobre idiomas en la web demuestran que, aunque el número de hablantes de una determinada lengua pueda ser mayor o menor, la tendencia a contar con páginas web en determinados idiomas es divergente. Se comprueba que hay determinados idiomas que ganan terreno como el chino, japonés o ruso. Son lenguas que cada día tienen más presencia en la red por causas diversas, ya sea porque el mercado en estos países está más activo y hay más empresas que se relacionan comercialmente con estas regiones, o bien porque la población que habla estas lenguas ha ido creciendo y demandando estos idiomas.

¿En qué idiomas se debe traducir un sitio web?

Uno de los aspectos que generan más dudas por parte de empresarios y emprendedores a la hora de elaborar o diseñar un sitio web es responder a la pregunta de ¿en qué idiomas es necesario traducir un sitio web? La decisión sobre los idiomas a los que deben traducirse las web depende de diversos factores. No obstante, en los últimos años han proliferado idiomas en los que hay una mayor demanda y que no eran tan solicitados anteriormente. El crecimiento de comunidades de rusos, chinos, brasileños, japoneses ha sido intenso en los últimos años, provocando que incrementen también las traducciones de páginas web a estos idiomas. La llegada de nuevos consumidores que hablan idiomas menos usados tradicionalmente ha contribuido de forma importante a este incremento en la demanda de traducciones de web en otros idiomas. Por tanto, en los últimos años han aumentado de forma importante las traducciones de páginas web a nuevos idiomas. Aunque el inglés y el francés son dos idiomas muy usados y extendidos en la red, hay que tener en cuenta que cada día otros idiomas ganan peso en las páginas web por ser un idioma que representa a un colectivo cada vez más presente en Internet. El italiano, alemán, portugués, chino, ruso y japonés son idiomas que han venido siendo muy demandados y que están muy presentes en la red. Sin embargo, algunos mercados emergentes como son los países de Europa del Este ha favorecido la traducción de páginas web a idiomas como el checo, eslovaco, croata y rumano. Para cualquier empresa abordar la traducción de su página web a nuevos idiomas conlleva una doble actividad: por un lado, es fundamental que se tenga claro la finalidad para la que se hace la traducción y, por otro lado, es importante establecer cómo se hará esa traducción. En el primer aspecto se trata de que las empresas analicen si el hecho de traducir la web en un determinado idioma va a facilitar que la actividad se amplíe a nuevos mercados facilitando procesos de internacionalización. De esta forma, contar con la web en los idiomas de los potenciales clientes es la mejor forma de llegar a ellos y, al mismo tiempo es una cuestión de ampliar de manera importante la comunidad de usuarios a las que se dirige la empresa. En el segundo aspecto, si se tiene claro que el objetivo principal es la internacionalización, no solo se debe traducir la página web a un idioma del país de destino, sino que además es necesario adecuar los textos, información y vocabulario empleado a la cultura del país correspondiente a esa lengua.

Ventajas de traducir un sitio web

Un aspecto importante para cualquier empresa es tener claro qué ventajas puede aportarle realizar la traducción de su web a esos nuevos idiomas que están emergiendo y que van más allá de los idiomas tradicionales. - Mejorar la reputación: una página web traducida, sobre todo si está realizada con una traducción de calidad en el idioma considerado de interés puede tener una influencia determinante en la reputación de la empresa. - Ampliar las oportunidades: sea o no la internacionalización el objetivo para la traducción, está claro que tener la página web traducida en idiomas emergentes tendrá un impacto importante en la ampliación de las posibilidades de hacer negocio para la empresa, ya que generará más ventas, más empleo y más recursos para seguir creciendo. - Mejora el posicionamiento: una traducción web bien desarrollada y que afecta a toda la infraestructura web permitirá que la web de la empresa pueda tener un mejor posicionamiento orgánico. - Aumentan las visitas: al ser mayor la comunidad que puede visitar y conocer la página web el número de visitas que recibirá la página web aumentará de manera importante y, además, el tráfico web será también mayor. Estas son algunas de las ventajas que puede suponer para las empresas contar con la página web traducida en los idiomas tradicionales y aquellos emergentes que empiezan a tener mayor presencia online y en España. Por tanto, la traducción de una web a diversos idiomas es algo fundamental para impulsar la actividad empresarial y alcanzar los objetivos.

¿Qué hay que tener en cuenta para traducir idiomas en la web?

Un último aspecto que hay que tener en cuenta a la hora de traducir una página web es, precisamente, tener claros los mejores pasos a dar para que resultado del proceso sea totalmente exitoso. Así, se deben tener en cuenta los siguientes pasos: - Tener claro el objetivo: el primer aspecto a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo una traducción es conocer y tener muy claro qué objetivo persigue la página web. En función del objetivo de la web, si se trata de conseguir tráfico o de conseguir ventas, se deberá decidir a qué idioma o idiomas traducirla y en qué momento realizar la traducción. - Conocer las visitas y su origen: una herramienta tan valiosa como Google Analytics ofrece información de gran interés sobre el volumen de visitas que se recibe en un sitio web y de dónde proceden esas visitas, sobre todo en cuanto a los países que más la visitan y los perfiles o lugares de origen. - Valorar la competencia: otro aspecto de gran importancia es conocer y valorar adecuadamente la competencia que puede tener el sitio web. Según el idioma elegido, seguramente, habrá un número importante de empresas e instituciones que ya tengan sus web traducidas a ese idioma y vayan a ese mercado. Será necesario tener claro si sigue existiendo algún tipo de espacio para el negocio que se está ofreciendo o el mercado está ya muy saturado. – La imagen: traducir un contenido en dos o más idiomas requerirá que se haga un duplicado de toda la información contenida en la web y, en cualquier caso, se debe evitar que la información en la web aparezca dos veces, una en cada idioma porque resultará muy incomodo de leer por parte de los potenciales consumidores. Por tanto, la traducción de la web debe respetar también en gran medida la estética que puede ofrecer el resultado. - Tener en cuenta la cultura con la traducción: a la hora de abordar la traducción del sitio web es necesario considerar la cultura del país de destino. Esto es así debido a que no se trata únicamente de un tema de idiomas o de palabras sino que se trata de adaptar las expresiones y el contenido en general a las características de la cultura del país en cuestión. - Ser accesible: en este aspecto tiene mucho que ver el hecho de que cuando se adapta una web en la traducción también a la cultura del país hay que tener en cuenta que los contenidos de la web sean también aplicables a España. Resulta muy frustrante consultar una web en la que hay información que interesa pero que no sirve en España por falta de productos, falta de tiendas donde disponerlos, etc. - Analizar el posicionamiento de la web previamente: un aspecto importante antes de abordar la traducción es analizar también de qué manera puede influir en el posicionamiento de la página web la traducción. Resulta muy complicado lograr posicionar una página web tanto en un idioma como en otro empleando una misma URL. Por tanto, es recomendable contar con una dirección web diferente y específica para cada idioma, de forma que los resultados que se obtengan sean mucho mejores.

Algunos datos de interés

Las cifras y estadísticas aportan información de gran interés para la toma de decisiones. Según esta información el 56,2 % de los consumidores otorga más importancia a poder leer la información de un sitio web en su idioma de origen más que al hecho de encontrar productos o servicios a precios reducidos. Dando un paso más, incluso se puede comprobar que un 75 % de los usuarios que visitan web no llevan a cabo su decisión de compra si no encuentran la página web traducida en su idioma. Las cifras de las principales motivaciones para visitar una página web e interesarse por sus productos o servicios, así como los datos que dan a entender los idiomas más interesantes o más demandados en la actualidad permiten a las empresas tener un mejor conocimiento a la hora de abordar la traducción de su página web. Si se atiende a cuántos sitios web hay en el mundo y a los idiomas en la web, se puede conocer qué lenguas son las que están teniendo más éxito y qué comunidades de usuarios está creciendo más rápidamente en todo el mundo. No siempre hay que pensar en el inglés a la hora de traducir una web, sino que hay que atender a las demandas del mercado.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 3 = cinco

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>