Llevar a cabo un buen control de calidad de un texto traducido es casi tan importante como la propia traducción. Muchos traductores autónomos cometen el error de enviar sus archivos sin realizar previamente una revisión o control de calidad, lo que a veces puede comportar el descontento de los clientes con su trabajo. En Pangeanic damos gran importancia a los procedimientos de control de calidad porque entendemos que una traducción nunca puede ser perfecta sin el meticuloso trabajo de los revisores de calidad. De hecho, el control de calidad es una parte tan importante de nuestra filosofía que tiene su propio lugar en nuestro flujo de trabajo (un traductor autónomo hace la traducción y nuestro personal interno especializado realiza controles de calidad en un paso posterior).

¿Qué significa hacer comprobaciones de calidad en una traducción?

El control de calidad es un procedimiento o un conjunto de procedimientos diseñados para garantizar que el servicio prestado se adhiere a las normas de calidad, así como a las especificaciones del cliente. Un traductor profesional nunca descuidaría esta parte del proyecto de traducción, puesto que es consciente de las trampas en las que pueden caer los traductores al interpretar el texto de origen o al redactar el texto de destino. Errar es humano y pensar que una traducción es perfecta nada más terminarla es, sencillamente, poco realista. Además, algunos clientes pueden proporcionar textos de origen poco claros que pueden malinterpretarse a primera vista. Por lo tanto, repasar el texto más de una vez es una parte esencial de un proyecto de traducción con final feliz.

Definición del control de calidad de una traducción

Para implementar un programa de control de calidad eficaz, una empresa debe definir primero los estándares más importantes que deben cumplir sus servicios. Por ejemplo, una parte importante de un control de calidad en una empresa de automoción sería la prueba de choque. Los fabricantes de automóviles deben asegurarse de que su sistema de seguridad funciona correctamente para proteger al conductor y a los pasajeros antes de lanzar su producto. En resumen, el control de calidad es la garantía final de que el producto fabricado o el servicio realizado satisfará al cliente y protegerá su seguridad.

El control de calidad de una traducción sigue el mismo patrón. Al traducir sobre máquinas que serán utilizadas por humanos, debemos asegurarnos de que la traducción no dé pie a ninguna confusión que pueda poner en peligro la vida del operario. Cuando se trata de traducción médica, debemos tener en cuenta las instrucciones de uso y las precauciones de seguridad. El control de calidad es, en cierto modo, el alma de la traducción, porque sin él no se cumpliría su cometido.

¿Qué consejos pueden darse para realizar un buen control de calidad de una traducción?

Una empresa de traducción profesional siempre contará con un programa de control de calidad para asegurar una calidad continua a sus clientes, así como posibilidad de adaptarse por si surgen problemas. Aquí te mostramos algunos de nuestros consejos para tener un procedimiento de control de calidad efectivo:

  1. Entender las necesidades e instrucciones del cliente.

Cada cliente es diferente y se espera que una empresa de traducción profesional se adapte a las necesidades individuales, especialmente cuando se ha aceptado el proyecto de traducción. ¿El cliente ha subrayado la importancia de utilizar un conjunto específico de términos? ¿El cliente ha especificado los formatos de archivo que necesita? ¿Ha solicitado un NDA porque le da importancia a la confidencialidad y a la transmisión segura de datos? Si la respuesta es sí, entonces deben cumplirse todos esos requisitos como parte de un buen control de calidad de una traducción.

  1. Revisar la traducción a nivel de contenido.

Revise la traducción para asegurarse de que la información que se proporciona al cliente coincide con la información que este le proporcionó. Los errores más comunes incluyen traducciones incorrectas de los nombres de los botones (traducir «ON» como «OFF» y viceversa), falta de coincidencia numérica o uso de terminología inconsistente al referirse a las mismas funciones y características. Todos esos factores pueden contribuir al funcionamiento incorrecto de una máquina debido a la falta de controles de calidad.

  1. Revisar el contenido a nivel lingüístico.

Los errores lingüísticos también deben corregirse durante las comprobaciones del control de calidad, ya que pueden dificultar la comprensión del significado o incluso imposibilitarlo. Como hemos mencionado antes, el objetivo de un control de calidad es garantizar que el producto o servicio cumpla con su propósito; y tener errores gramaticales, faltas de ortografía y usar una terminología incorrecta puede ser un obstáculo para lograrlo.

  1. Probar los archivos.

Todos los traductores han experimentado algún tipo de problema relacionado con el formato al trabajar con archivos de traducción. A menudo, los formatos de Office pueden causar problemas a los traductores debido a cuestiones de incompatibilidad. A veces el texto oculto en el archivo puede ocasionar problemas al exportar la traducción. Si no corrige los errores antes de enviar los archivos al cliente, esto deja entrever un sistema de control de calidad deficiente y su cliente probablemente no quede contento.

  1. Imprimir la traducción si es necesario.

Este paso podría ser especialmente importante cuando se trata de idiomas que se leen de derecha a izquierda. Si su cliente no conoce el texto de destino y la traducción va a publicarse, puede ser muy útil realizar una autoedición y comprobar el resultado final en formato físico. Incluso si su traducción es perfecta y el producto llama visualmente la atención, dejar la maquetación en manos del cliente puede ocasionar problemas si no tienen experiencia con los formatos de escritura de derecha a izquierda. También puede acordar con su cliente añadir esta acción como un paso adicional al proyecto.

  1. Usar listas de control de calidad.

Las empresas de traducción profesionales cuentan con un conjunto de requisitos que constituyen un buen control de calidad de una traducción como parte de su filosofía empresarial. Para mantenerlos bajo control, pueden crear listas que su personal debe utilizar para garantizar que se siga cada paso de las comprobaciones de calidad.

  1. Proporcionar trazabilidad.

Nunca borre ningún archivo del servidor y asegúrese de que cada paso de la traducción esté documentado. Tener esta trazabilidad dotará de profesionalidad a sus servicios a ojos del cliente y le ayudará a ser más eficiente en la resolución de problemas. Debe tener acceso inmediato a las fechas, archivos, nombres y todos los detalles relacionados con el proyecto para resolver cualquier problema que el cliente pueda encontrar.

Conclusiones

Un buen control de calidad de una traducción no es un paso adicional al proyecto. Es inherente al proceso de traducción. No comprometerse con ello puede acarrear graves consecuencias, por lo que en Pangeanic solo entregamos nuestras traducciones después de realizar comprobaciones estrictas para mantener los más altos estándares de calidad.