Las agencias de traducción frecuentemente nos enfrentamos a diversos “problemas de traducción”. Aquí ofrecemos 5 consejos para obtener mejores traducciones para evitar los problemas que pueden dar lugar a traducciones erróneas. En numerosas ocasiones, no se pueden obtener mejores traducciones por errores fácilmente evitables. Algunos de los errores más comunes son

  1. Falta de repaso o relectura del texto del documento original.
  2. Empleo de estructuras de difícil comprensión que ocasionarán la imposibilidad de obtener mejores traducciones.
  3. Empleo de abreviaturas propias de quien redactó el contenido (conocidas en su empresa o campo de especialización, pero no fuera de él). En ocasiones una misma abreviatura puede significar distintas cosas en distintos ámbitos.
  4. Ambigüedades innecesarias.
  5. Frases de no más de 18-20 palabras.

Estos errores vienen ocasionados por una mala redacción del texto original, falta de revisión (incluso ortográfica en algunas ocasiones), es decir, numerosos inconvenientes que aparecen en el texto original del documento de origen y que dificultan mucho la comprensión o incluso la expresión por parte del traductor

En Pangeanic nos hemos enfrentado a versiones originales que, si hubiesen sido una traducción, con toda seguridad habrían sido rechazadas por el cliente o por los lectores en ese idioma. De todos es sabido que los traductores con frecuencia son los únicos que se leen concienzudamente toda la documentación de un cliente, y posiblemente quienes más piensen en la belleza de la expresión, imaginativamente, en traducciones de marketing. Si pensamos en cómo obtener mejores traducciones de nuestros textos originales, debemos ser cuidadosos con nuestra redacción original, pues todos estos aspectos dificultan el trabajo del traductor.

traductora con problemas

Los redactores en inglés, idioma desde el que se traduce gran parte de la documentación técnica a nivel mundial, desarrollaron lo que se conoce como “inglés controlado” hace décadas a vista de estos inconvenientes. En otros idiomas también se han dado diferentes iniciativas para lograr un “lenguaje natural controlado”. Como su nombre lo indica, se trata de usar de un idioma natural, (inglés, alemán, español, etc) para crear un contenido de modo estructurado, pero teniendo deshaciéndose de estructuras muy barrocas, inversiones y siguiendo unas pautas que facilitarán la comprensión para dar lugar a mejores traducciones. Al redactar siguiendo unas pautas y unas normas, la expresión se vuelve más predecible. Por ello el “lenguaje natural controlado” es muy recomendado cuando se pretende traducir a varias lenguas porque facilita la comprensión de los textos por parte de programas de traducción automática, los cuales traducen mejor al encontrar expresiones predecibles.

CONOCIMIENTO PANGEANIC: ¿Sabe cuáles son las palabras más dificiles de traducir al español?

Otros consejos para obtener mejores traducciones son tratar de eliminar ambigüedades innecesarias y, lo que es más importante, evitar el uso de diversos términos para designar la misma cosa (reducción de opciones léxicas). En la escuelas de los países que han seguido el modelo educativo napoleónico (escuela primera, institutos o liceos, etc.,) se nos ha enseñado que la repetición es mala y signo de un léxico proble. Esto es cierto para la literatura y redacción creativa y periodística. Pero ahora, cuando se trata de lanzar un mensaje mundialmente, o cuando tratamos textos técnicos, realmente debemos pensar cómo obtener mejores traducciones fijando la calidad del texto original. Si debemos referirnos a cierto componente de una máquina o proceso de un programa, por ejemplo, hemos de emplear siempre el mismo término. Esto se llama consistencia en la redacción, y evitará inconvenientes a la hora de buscar el equivalente en el idioma al que traducimos pues siempre se utilizará el mismo término.

Como hemos dicho anteriormente en el punto número 5, un aspecto muy importante a tener en cuenta es la puntuación. Evite oraciones muy largas, así como la falta de comas y paréntesis, lo cual puede afectar considerablemente a la calidad de la traducción.

Quienes aplican estos consejos para obtener mejores traducciones no sólo obtienen mejores versiones en otros idiomas, sino que en general se expresan mejor en su propio idioma. Estas normas son conocidas y seguidas por aquellos creadores de contenidos responsables de lanzar un muy alto volumen de producción de textos. Estas personas son conscientes de que, en algún momento, sus expresiones serán traducidas. No pueden arriesgarse a ser malinterpretados. El lenguaje natural controlado únicamente resulta útil en algunas áreas, en las que la comunicación del mensaje no puede dar lugar a ambigüedades. La informática y la ingeniería, entre otras áreas técnicas, son claros ejemplos. Una editorial literaria difícilmente pueda atenerse a estas limitaciones, pero sí existen periódicos con normas sobre la redacción, longitud de oraciones, cantidad de subordinadas que pueden incluir en una frase, etc.

Estos consejos para obtener mejores traducciones apuntan a la utilización de normas de redacción, a un repaso del original y a un lenguaje natural controlado beneficioso para los clientes que deseen aplicarlas. No solamente lograrán mejores traducciones, sino también textos originales más claros y precisos. Además, la sistematización del proceso le facilitará el trabajo a los redactores y a los creadores de contenidos.

2 pensamientos en “5 consejos para obtener mejores traducciones

  1. Renato

    Buscando información sobre website translation llegue a su blog y lo encuentro muy interesante, este es uno de los artículos mas utiles, muy buenos vuestros consejos… la empresa con la que trabajaba antes solía pasar el documento traducido por varios traductores , y cada uno lo modificaba según su criterio y hasta corregía el trabajo previo. El resultado, un documento traducido totalmente alejado de su idea original.

    Reply
  2. Alcides

    Siempre pensé que la traducción de un documento era algo que podría realizarse de manera segura a través de un traductor online y luego solo corregir algunos pequeños “desajustes” gramaticales…
    Lo cierto es que según mis conocimientos del idioma ingles han mejorado, he podido darme cuenta de los gravisimos errores de traducción que cometía. El asunto no es traducir literalmente, sino interpretar correctamente lo que el documento original quiere transmitir.
    Felicitaciones por sus articulos… todos muy interesantes.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro × 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>