Muchos de los conceptos que conforman la filosofía de trabajo en Pangeanic están basados en el famoso concepto de “first time right” (acertar a la primera). Creemos que la traducción es una industria que dejó de ser un arte hace bastante tiempo. Por lo tanto, nuestra organización debe centrarse en la calidad, ofrecer un seguimiento completo y cumplir con los estándares industriales internacionales.

Pangeanic ha sido líder en la implementación de las normas de traducción EN15038 (europea) en España y sus procesos de garantía de calidad están reconocidos por la norma ISO9001. En 2007, se convirtió en posteditor para la Unión Europea.Confiar en una traducción puede resultar todo un esfuerzo para muchas personas. Sus textos, sitios web, informes y documentos acaban en idiomas que desconoce por completo. En ocasiones, la única garantía es la palabra del profesional.

Afortunadamente, la traducción se ha convertido en un campo tecnológico y, como tal, sus resultados son mensurables: existen aplicaciones que crean bases de datos terminológicas, tecnologías capaces de comprobar la coherencia de términos entre miles de archivos, aplicaciones que etiquetan texto para pretraducción. Existen, además, niveles de precisión, niveles de satisfacción y métrica de traducción. La traducción se ha convertido en una actividad técnica gestionada por personal técnico, donde el retorno de la inversión es mensurable.

Pangeanic da gran importancia al proceso de relectura y aprobación previa a la publicación por parte de un lingüista independiente. De esta forma se asegura que se haya leído la traducción, de que se haya comprobado su precisión y de que se haya probado y aprobado su adecuación en el idioma de destino antes de ofrecérsela al público. Esto implica actuar conforme a los estándar europeo de traducción EN15038. Además, Pangeanic ofrece un seguimiento total de cada paso del camino (traducción, relectura, modificaciones, primera aprobación y publicación). Todos estos datos se almacenan de forma electrónica, así como cualquier modificación realizada en el texto hasta llegar a la versión final.

Solía decirse que la traducción era el arte de recrear la versión original en un idioma extranjero. Un arte. Sin duda. Las mejores traducciones son aquellas en las que el traductor es invisible, donde el texto simplemente fluye como si se hubiera escrito desde un principio en ese idioma. No hablamos solamente de la invisibilidad del traductor sino de la invisibilidad del proceso.

INFORMACIÓN
Entre las normas de traducción, la EN15038 para servicios de traducción entró en vigor el 1 de agosto de 2006, reemplazando así las normas anteriores de los 30 países miembros del Comité de Normalización Europeo (CEN). Es una norma del que certifica exclusivamente el proceso y el servicio de traducción, así como otros aspectos que influyen en la prestación del servicio, como el aseguramiento de la calidad y la trazabilidad.

Su objetivo es el de unificar la terminología que se usa el en campo de la traducción, definir los requisitos básicos para los proveedores de servicios lingüísticos (recursos humanos y técnicos, controles de calidad y gestión de proyectos) y crear un marco para la interacción de clientes y proveedores en cuanto a sus derechos y obligaciones. También define algunos servicios además de la traducción que pueden ofrecer los proveedores de servicios lingüísticos. La norma EN 15038 no solamente presenta los requisitos necesarios para cumplir con ciertos procedimientos comunes, como sucede con la norma ISO 9001, sino que monitoriza los procesos especialmente desarrollados para la ejecución general de un trabajo de traducción, desde la aceptación del pedido hasta su entrega. Además, la norma EN15038 certifica el servicio de traducción y no el proceso de gestión, del cual se encarga la ISO 9001.

Un objetivo fundamental de la norma es la documentación administrativa, los procesos de revisión así como las funciones de diferentes especialistas (gestores de proyectos de traducción, especialistas en herramientas de traducción, terminólogos, traductores, etc) que pueden gestionar o estar involucrados o participar en un proyecto de traducción. Los apéndices de la norma proporcionan información y consejos sobre cómo cumplirla de la mejor manera.