Métrica de calidad de la traducción J2450

El estándar se ha desarrollado con el objetivo de mantener un estándar consistente con el que contrastar objetivamente la calidad de la traducción de la información para servicios de automoción:

  • independientemente del idioma de partida,
  • independientemente del idioma de destino,
  • independientemente de cómo se realice la traducción (traducción humana o traducción automática)”.

Se trata de un método basado en puntos. Cuantos menos puntos obtiene una traducción, mayor es la calidad de ésta.

Los errores se dividen en 7 categorías y cada categoría se describe exhaustivamente:

  • Término equivocado
  • Error de significado
  • Omisión
  • Error sintáctico
  • Error ortográfico
  • Error de puntuación
  • Otros errores

Cada categoría tiene un peso específico. Se considera que algunas categorías de error incluyen más que otras en la calidad final. Por ejemplo, un error ortográfico recibirá menos puntos que un término equivocado.

Cuando se identifica un error como correspondiente a una categoría, el revisor humano decide si se trata de un error grave o de menor importancia. Un error grave está determinado para que reciba más puntos que un error de menor importancia.

Perspectiva de Pangeanic

La métrica es fácil de seguir y a la vez fácil de implementar. Constituye un excelente paso hacia la creación de un sistema objetivo de evaluación de la calidad lingüística. Además, se puede personalizar: si considera que en un caso determinado un error ortográfico puede ser más perjudicial para una traducción que el uso de un término incorrecto, puede cambiar fácilmente el peso específico de cada uno.

Por último, los resultados de la métrica pueden utilizarse para realizar una evaluación comparativa de los niveles lingüísticos y como base para la discusión con los clientes o los grupos de traducción.

Si su organización está pensando en utilizar J2450, recuerde que:

  1. La métrica la publica SAE pensando específicamente en la industria de información para servicios de automoción. Por consiguiente, puede que no sea el método más adecuado para evaluar traducciones en las que el estilo o la voz tienen una importancia fundamental.
  2. Los resultados de las revisiones tienen que contrastarse manualmente y las comparaciones pueden resultar difíciles si se trabaja directamente con hojas de cálculo.
  3. Los revisores deben recibir una preparación adecuada para utilizar la métrica. Tiene que quedar muy claro qué es lo que constituye un error grave y qué un error menor. Los evaluadores tienen que estar capacitados para garantizar que los resultados sean claros y compartidos por todos.
  4. Una vez asignados los puntos, no existe ningún sistema comparativo para determinar lo que constituye una puntuación buena o mala. En Pangeanic hemos realizado una prueba de métrica mediante la presentación de traducciones de un mismo texto en 4 idiomas diferentes a nuestros traductores internos y externos. Después de la evaluación, descubrimos que la segunda lengua con más puntos fue considerada por el corrector como no publicable. Sin embargo, los correctores de las lenguas que habían conseguido menor puntuación, en general estaban satisfechos con la traducción.

La métrica de calidad de la traducción J2450 se puede comprar a través de la página web de SAE aquí.